AGRAÏMENT
(CARMEN PÉREZ)
 

 
De tu vida, necesariamente breve, te has marchado cruzando la puerta inadvertidamente; tú solías hacerlo, sin hacer aspavientos apenas, como una luz fugaz e incierta.
 
Más aquí seguimos, llenos de recuerdos tuyos.
 
A un año casi de tu ausencia innecesaria, sobrepuestos al dolor terrible de la trágica ruptura, permitidme humilde expresar abiertamente la inmensa gratitud que en su día expresar no pude.
 
Gracias, muchas gracias a todos y a todas.
 
A las autoridades e instituciones por sus constantes muestras de solidaridad y apoyo para con nosotros.
 
A los medios de comunicación que tan dignamente han hecho su inestimable trabajo.
 
A sus compañeros y compañeras que aún hoy nos acompañáis con nobleza y compañerismo todavía.
 
A sus apreciados alumnos que han honrado su memoria.
 
Y sobre todo, a vosotros, sus queridos amigos, que usando el milagroso poder de la mente y del recuerdo, con vuestra exquisita sensibilidad y ternura embellecéis aún más si cabe momentos tan hermosos como éste.
 
Gracias de todo corazón. En nombre mío y en el de toda mi familia.